El Festival Woodstaco nace a fines de 2008 en los campos verdes de Curicó, en la región del Maule, inicialmente como un concierto de rock entre amigos con ganas de disfrutar la música en vivo al aire libre. Desde ahí, surgieron las ganas de compartir ese espíritu y realizar un evento anual que congregue bandas de sonidos diversos, con un público que viaje de todas partes para vivir una experiencia comunitaria alrededor de las artes y la naturaleza.

Desde 2011, Woodstaco se realiza cada verano durante tres días y dos noches, convocando a decenas de proyectos musicales que han pasado por los entornos naturales de Rauco, San Rafael, La Montaña de Teno y Parral, actual sede del festival desde 2019 en el Camping Trapiche San Manuel, a orillas del Río Perquilauquén.

Durante sus 14 años de historia, el evento ha evolucionado hasta convertirse en el encuentro independiente más importante de Chile y destacándose a nivel de Latinoamérica, reuniendo a miles de asistentes en una celebración cultural enfocada en promover el desarrollo de las artes.